Show simple item record

dc.contributor.authorBarrionuevo, Leticia
dc.contributor.otherBiblioteca Universitariaes_ES
dc.date2019
dc.date.accessioned2019-10-30T00:33:31Z
dc.date.available2019-10-30T00:33:31Z
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/10612/11254
dc.description.abstractKirschenbaum (2012) define las humanidades digitales como “un marco amplio que abarca tanto el uso de las tecnologías de la información en la investigación en humanidades y ciencias sociales, como la reflexión teórica en torno a las relaciones entre estas disciplinas y las nuevas tecnologías, el cambio cultural y social por la fuerte influencia de Internet o las manifestaciones culturales en formato digital”. Se trata de un campo extenso, interdisciplinario y todavía emergente, que está llegando a nuestro país de forma lenta y pausada. A pesar de que en España, el mundo de las humanidades digitales no está tan desarrollado como en otros países, en la actualidad podemos hablar de la existencia de una comunidad de tamaño medio, de profesionales interesados en el tema. Se han formado redes y asociaciones y se han organizado eventos que han difundido y promovido la disciplina en nuestro país. Además, las universidades se han unido en su tarea de formar y han lanzado diferentes cursos, masters y títulos expertos sobre las humanidades digitales, útiles para formar a nuevos profesionales en un área que hasta hace poco era escasamente conocida en España. A todo éste debemos unir los proyectos, iniciativas y experiencias que se han ido desarrollando, a lo largo de los años, en las instituciones científicas, culturales y educativas españolas, y donde las áreas humanísticas y la tecnología han sido las protagonistas. Por su lado, las bibliotecas académicas mantienen un papel relevante y fundamental en el mundo académico y de la investigación. Como Centros de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación que son, prestan colaboración y asesoramiento directo a los profesores que trabajan en las unidades, departamentos o áreas de las universidades. Además, se han posicionado como colaboradoras activas en una serie de iniciativas que a continuación detallamos: digitalización de colecciones, aplicación de estándares para la interoperabilidad de sistemas, gestión del acceso abierto mediante la creación de repositorios de contenidos, proyectos de preservación de la información, publicación y edición digital mejorando el escaneo de textos para hacerlos codificables a través de lenguajes de marcado, alfabetización digital orientada a la impartición de talleres y cursos sobre herramientas tecnológicas específicas para el trabajo en disciplinas concretas, la creación de servicios digitales de gran impacto en la comunidad académica, etc. No podemos dejar a un lado al personal que trabaja en las bibliotecas pertenecientes a instituciones de enseñanza superior, ya que son los que se van a encargar de realizar todas las tareas que hemos descrito en el apartado anterior. Una de sus tareas principales será la de establecerse como asesores en el nuevo entorno electrónico y posicionarse como socios imprescindibles en las tareas de innovación educativa. El bibliotecario especialista en humanidades digitales comparte todas estas particularidades y aunque es un perfil muy poco desarrollado en el mundo hispánico, es una figura conocida en Estados Unidos que aunque de momento no se ha conseguido su implantación integral y su papel es de socio colaborador, se considera una figura, cada vez más demandadas por las universidades. Describimos las tareas y actividades que, estos bibliotecarios, pueden desarrollar en el entorno de los proyectos realizados en el contexto académico y humanístico. Manuel Lorite destaca, en 2013, la figura del bibliotecario “incrustado”, un patrón que se asemeja mucho al que aquí reseñamos ya que se trata de un “profesional de la información y documentación altamente especializado cuyas funciones realiza a menudo fuera de la biblioteca, en colaboración con el resto de la comunidad universitaria, en procesos o servicios no bibliotecarios, aplicando sus competencias y conocimientos allí donde son necesarios, mejorando así la imagen del bibliotecario y, por extensión, la de su tradicional lugar de trabajo, la biblioteca, que consigue de este modo una forma de reinventarse y de recuperar a unos usuarios que, con el desarrollo tecnológico y las nuevas formas de comunicación, había ido poco a poco perdiendo”. En esta comunicación realizamos un estudio para conocer el papel y el grado de colaboración que las bibliotecas y los bibliotecarios de las universidades españolas ofrecen a la investigación en humanidades. Para realizar el análisis hemos elaborado una encuesta, breve y de fácil respuesta, que ha sido enviada a los miembros de los diferentes grupos de investigación y responsables de proyectos relacionados con las humanidades digitales, que existen en las universidades españolas, con el objetivo de determinar el grado de colaboración por parte de bibliotecas y bibliotecarios. Los resultados de la encuesta muestran el estado en el que se encuentran las bibliotecas académicas en relación con las humanidades digitales y la necesidad de proponer estrategias y buenas prácticas para mejorar dicha colaboración.es_ES
dc.languagespaes_ES
dc.rightsAtribución-NoComercial 4.0 Internacional*
dc.rights.urihttp://creativecommons.org/licenses/by-nc/4.0/*
dc.subjectBiblioteconomíaes_ES
dc.subject.otherHumanidades digitaleses_ES
dc.subject.otherBibliotecas universitariases_ES
dc.subject.otherEspañaes_ES
dc.titleApoyo de las bibliotecas académicas españolas en los proyectos de humanidades digitaleses_ES
dc.typeinfo:eu-repo/semantics/conferenceObjectes_ES
dc.type.hasVersioninfo:eu-repo/semantics/submittedVersiones_ES


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record

Atribución-NoComercial 4.0 Internacional
Except where otherwise noted, this item's license is described as Atribución-NoComercial 4.0 Internacional